Qué ver o visitar en Potes - Liébana

Potes es la capital de Liébana, comarca situada en el suroeste de Cantabria, entre varios macizos montañosos: las sierras de Peña Sagra y Peña Labra y el macizo de Picos de Europa. Su situación al abrigo de las montañas hace que tenga un microclima más cálido y seco, diferenciado del resto de Cantabria.
Potes cuenta con un gran patrimonio arquitectónico religioso, civil y popular, además de sus particulares tradiciones, en las que destacamos el Jubileo del monasterio de Santo Toribio.
 
La historia de esta villa se remonta al medievo, al edificio más simbólico de la villa, la Torre del Infantado, que anteriormente era la Casa del Marqués de Santillana. Se trata de una casa-torre del siglo XV, de planta cuadrada y rematada por cuatro torres angulares terminadas en almenas, que está situado en pleno casco antiguo de la villa. Hay muchas edificaciones en forma de torre, muy próxima a la del Infantado están las de Orejón de la Lama, Calseco, Linares y Osorio.

Respecto a la arquitectura religiosa destacan dos iglesias advocadas a San Vicente, la más antigua del siglo XIV y la nueva, que comenzó a construirse a finales del siglo XIX. También hay dos pequeñas ermitas: la de la Virgen del Camino, y la de la Virgen de Valmayor.

Un paseo por Potes hace transportar al visitante a otra época, con sus callejuelas empedradas y sus casonas populares. No hay nada mejor que perderse por la zona vieja, y en particular por el barrio de la Solana, los puentes de San Cayetano y de la Cárcel, construidos sobre el río que cruza la villa, el Quiviesa.

El lunes es el día más importante para los lebaniegos, se celebra el popular mercado semanal en las que las gentes proceden de todos los puntos de la comarca para ofertar sus productos. Legumbres, fruta, frutos secos, embutidos o quesos producidos por la zona. Muchos de estos productos son la base de su plato más característico, el cocido lebaniego, que se puede acompañar con el típico orujo lebaniego o con el tradicional Té del Puerto.

El viaje a Potes desde la Costa nos deja un buen recuerdo, atravesando unos de los lugares más bellos y pintoresco de Cantabria, como es el Desfiladero de la Hermida.

Potes Potes Potes Potes Potes Potes Potes Potes Potes